Prevenir ETS: Conducta Sexual Respondable

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) lamentablemente suelen ser relacionadas a personas homosexuales y/o promiscuas; pero también resulta triste que -según estudios- estas personas lleven una ventaja sobre las demás de adquirirla debido a la surtida lista de acompañantes sexuales, haciendo referencia a las personas promiscuas. En cuanto a las parejas homosexuales es el hecho de practicar la penetración anal, que, siendo el tejido de esta parte del cuerpo súper sensible y se generen heridas que se convertirán en vías de la transmisión de virus y bacterias.

El repertorio de estas enfermedades no es corta, están la gonorrea, la sífilis, hepatitis B, las ladillas, vaginitis, herpes genital, clamidia, verrugas venéreas, el sida, entre muchas otras más; el repertorio es largo y la forma de contraerlas está a nuestra merced. Tan sólo el hecho de mantener contacto sexual con una persona que porte alguna de estas enfermedades antes mencionada nos convierte en sus potenciales víctimas. Es porque la forma de contagio más común es la originada a través de heridas que se manifiestan durante el acto sexual que, usualmente no son percibidas a simple vista, sólo existen y transmiten.

Quienes se convierten en acarreadores de las enfermedades venéreas o de transmisión sexual (ETS) son personas que omiten la responsabilidad y prevención al momento de interactuar sexualmente con otro individuo al que seguramente no conocen como deberían antes de aventurarse a tener una relación sexual sin para comenzar, como ejemplo, haber utilizado un condón. El grado de confianza en una relación muchas veces se convierte en un factor permisivo para estas enfermedades ya que con el paso de tiempo las relaciones tienden a consolidarse y estas descuidan la prevención, y no toman ninguna medida para evitar el contagio, sin embargo existe la posibilidad de que exista infidelidad por lado de uno o ambos subiendo así las probabilidades de contraer y transmitir cualquier virus. El consumir sustancias psicoactivas tales como cocaína, alcohol, marihuana o cualquiera de ellas que cause la desinhibición también trae consigo como efecto la falta de control y disminuyen la claridad en la toma de decisiones. Existen muchas razones por las que el ser humano renuncia a seguir los procedimientos adecuados para realizar este tipo de actividades y tomarla con la ligereza que no se recomienda.

Prevenir ETS: Conducta Sexual Respondable

Definitivamente alternativas de prevención existen:
• Están los preservativos que no sólo se inventaron para evitar traer vidas al mundo sin haberlo planificado ni deseado, sino también para no permitir el paso a virus que pueden desencadenar en enfermedades molestosas y hasta mortales.
• Conocer a fondo a nuestra pareja sexual y evitar que la cantidad se convierta en un inventario numeroso, tampoco es buena idea renovarla constantemente.
• A medida que se sumen personas a esta lista, mayor es la probabilidad de adquirir cualquier enfermedad.
• También es bueno observar a la persona con que mantenemos una relación sexual minuciosamente y estar alertas de encontrar algún indicio como manchas, erupciones, yagas, irritaciones, etc.
• La vacuna contra la hepatitis B es importante y no debemos dejarla de lado.
• Usar espermicidas, condones que lo contienen.

Por más bochornoso que sea el asunto, al simplemente sospechar que alguno de estos virus ingresaron a nuestro cuerpo debemos recibir un tratamiento ya que es la única manera de poder lidiar con ellos y salir airosos en la mayoría de los casos.