Para llevar una vida sana debe cumplirse con una serie de requerimientos para que el cuerpo se mantenga en buena condición y en forma. Está claro que para tener una vida sana se necesita de una buena alimentación y ello involucra que la dieta diaria contenga los elementos necesarios para que el cuerpo funcione adecuadamente. Para estar en forma no se necesita comer en cantidades mínimas o tratar de alimentarse mediante dietas que en muchas ocasione suelen hacer más daño de lo que se cree.

Existen dietas sanas y balanceadas ricas en frutas y verduras, y que principalmente, cuentan con los nutrientes suficientes que el cuerpo realmente necesita paras entirse bien.

Una dieta sana es alimentarse de paltos ricos y variados en vegetales, frutas, legumbres, granos, productos de soya. Es importante tener en cuenta que es necesario evitar el consumo de grasas saturadas las cuales se encuentran en la carne roja, productos lácteos, embutidos, comidas fritas, entre otras más. Con respecto a las grasas, a pesar que en cantidad resultan dañinas, sólo el buen uso de ellas puede proporcionar salud pero todo depende de saber utilizarlas.