Si deseas un cuerpo perfecto no es necesario quedarte en bancarrota y gastar todos tus ahorras en costosos tratamientos o cirugías estéticas. Hay muchas maneras sencillas y baratas para obtener un cuerpo fabuloso.

Lo primero que debes hacer es cuidar tu alimentación. Procura comer menos de lo que necesitas. Debes tener en cuenta que tu alimentación debe estar siempre balanceada con los nutrientes necesarias para tener energías. Ten como primera opción cuando tengas hambre, ingerir frutas y verduras.

El siguiente punto a tener en cuenta para lucir una figura esbelta es darse un tiempo y hacer ejercicios. No es necesario ir al gimnasio 4 horas. Solo debes dedicar unos 30 minutos por día para caminar o trotar por el parque. Esto, además de ayudarte a quemar grasa, hará muy bien a tu salud mental pues elimina el stress y ansiedad, y aunque no lo creas disminuye el cansancio. Ahora bien, si deseas una rutina un poco más intensa puedes comprar unas mancuernas pequeñas de 1 o 2 kilos para ejercitar tus músculos con repeticiones de 30 para bíceps, triceps, hombros, glúteos y demás.

Lucir un cuerpo perfecto significa también escoger la ropa adecuada para resaltar nuestra silueta. Recuerda que no toda la moda está hecha para todos los cuerpos. Por ejemplo, si tienes un trasero plano es preferible usar pantalones con algunos detalles como bolsillos, y de momento a momento subirse o alzarse el pantalón para que no luzca como una bolsa suelta.

Para aquellas que tienen un busto no tan protuberante, es mejor lucir prendas de corte impero, camisetas y tops de talle muy alto lo que ayuda a la ilusión óptica.

En el caso que seas de baja estatura, procura no usar ropa y accesorios muy largos, como faldones, pantalones con mucha basta o botas largas pues lo único que harás será verte más pequeña aún. Y si de accesorios se trata intenta no usar carteras o bolsos muy grandes.