Una de las grandes necesidades para mantener una buena figura corporal es mantener un buen balance entre el peso y la estatura, además de servir como una buena forma para cuidar nuestra salud.

No solo basta con mantener una buena dieta alimenticia o hacer ejercicios, sino encontrar relación entre el peso y la estatura para así mantener un peso ideal y evitar el sobrepeso o la delgadez excesiva.

El IMC (Índice de masa corporal) se emplea siempre para poder determinar si una persona se encuentra en riesgo de problemas de salud que guardan relación al peso. Gracias al IMC podemos encontrar nuestro peso ideal. Antes de comenzar debemos tener a mano una calculadora, un lápiz y una hoja de papel.

Para determinar el índice de masa corporal debemos utilizar una fórmula rápida y sencilla: IMC = peso ÷ (altura x altura), es decir, elevar al cuadrado la altura que tenemos, y dividirla entre nuestro peso, dándonos así una cifra. Ahora viene el segundo paso, según los resultados obtenidos hay que compararlos con un pequeño listado creado por expertos en el tema: delgadez extrema (resultados de 18 o menos), peso normal (19-24), sobrepeso (25-29) y obesidad (de 30 a más).

Un ejemplo sencillo, si se tiene una altura de 1.75 cm y peso de 65 kilos. Se eleva la altura a la potencia (1.75 x 1.75 = 3.0625) y luego se usa para que divida al peso (65/3.0625 = 21.2), por último se calcula el resultado (21 indica un peso normal).