En esta ocasión Blogichics.com te presenta las mejores técnicas y más efectivos ejercicios de relajación para niños, ideales para disminuir en los pequeños, el estrés y la ansiedad. Estos ejercicios se pueden practicar tanto en clase como en el hogar.

Ejercicios y Técnicas de Relajación para Niños

La práctica desde la infancia de técnicas de relajación no solamente sirve para hacer frente a una situación de estrés concreta, sino que favorece que el niño sea capaz de generar introspección, autocontrol, autoconocimiento físico y mental y controlar la frustración a largo plazo. Además ayudan a mejorar la calidad de su aprendizaje, aumentar la calidad del sueño, prevenir crisis de asma, vencer la timidez, fomentar la concentración e incluso frenar tics y tartamudeo.

Empecemos mencionando a las técnicas de respiración. El niño debe sentarse en una posición cómoda y permanecer en silencio o acompañado de música suave. El ejercicio consiste en inhalar profundamente por la nariz y exhalar poco a poco por la boca. Para hacer más fácil el ejercicio se le pide al niño que imagine que es un globo. Esta técnica es ideal para niños con TDAH.

La relajación progresiva de Jacobson es una técnica que se basa en la tensión y relajación de diversos grupos musculares a la vez que se controla la respiración. Se empieza por los pies y las piernas, luego por las manos y los brazos para pasar después al abdomen, torso y finalmente la cabeza. La modalidad es que se debe de tensar durante unos segundos cada grupo muscular y luego relajarlo el triple de tiempo. La técnica se debe de realizar 3 veces seguidos por grupo muscular. Se recomienda aplicar este ejercicio a partir de los 7 años de edad pues requiere de mucha concentración y control de la respiración.

La técnica de relajación de Koeppen es una metodología más lúdica, a través e la cual, la imaginación pasa por diversas situaciones a la hora de tensar y relajar los músculos. Por ejemplo se les pide a los niños que imaginen una situación en las que se necesite presionar algo: por ejemplo exprimir una naranja o un limón, hundiéndose en el barro, estirarse como gatos, masticar chicle, imaginar que son tortugas, etc.

La técnica de imaginación guiada es ideal para aquellos pequeños con alto nivel de imaginación, a donde se le pide a los niños pensar en lugares relajantes como una casa en las montañas, una selva o una playa; lugares que sean agradables y tranquilizadores. Se debe inducir a la relajación a través de un tono de voz suave y calmado.

Cantar una canción simple, corta y conocida, es una excelente técnica para calmar a los niños.

El juego de las marionetas o del muñeco de trapo es un ejercicio de relajación que gusta a todos los niños. Se basa en indicar al pequeño que es una marioneta o muñeco de trapo y éste debe responder a las instrucciones de movimiento.

Otro juego de relajación es el del muñeco de nieve. Este ejercicio lúdico se basa en suponer que los niños son muñecos de nieve congelados con lo cual deberán tensar el cuerpo, para luego ir descongelándose e ir relajando y estirando los músculos.

¿Sabías que aguantar la risa es un gran ejercicio de relajación? Sí, se le pide al niño que mire a los ojos de otra persona, permaneciendo quieto y sin reír. Este ejercicio no solamente hará que el niño se concentre sino que pase de un momento de tensión a una relajación total al soltar la carcajada.

Los masajes, los abrazos y las caricias no tienen pierde. El contacto físico humano es netamente tranquilizador. Los masajes ayudan a que los niños duerman más tranquilos. Se puede acompañar de música suave y hacer uso de aceites esenciales. Principalmente se recomienda masajear pies, piernas, barriga, pecho, brazos, manos y espalda.

El dibujar también hace que los niños se relajen, liberen frustración y ansiedad. Con la ayuda del arte simbólico se le pide al pequeño que dibuje lo que desee para dejar volar su imaginación. También se recomienda pintar mandalas, los cuales ayudan a fomentar la concentración, ayuda a tener un control del cuerpo, desarrolla la paciencia y baja el nivel de estrés y ansiedad.

El baile es una expresión de emociones y sentimientos que permite liberar bloqueos y descargar energía. Una danza recomendable es la danza del corazón o karunesh, basada en el yoga y en la filosofía oriental. Se trata de un baile sencillo en el cual se debe ir controlando la respiración, estirándonos, centrándonos en el latir del corazón y pensando en positivo.

La técnica del abrazo del peluche nunca falla. Este ejercicio está indicado para niños pequeños de hasta 7 años de edad, y consiste como su nombre lo dice en abrazar un peluche con fuerza para luego desprenderse de él poco a poco.

El ejercicio del camaleón es muy sencillo y eficaz. Los niños deben imitar los movimientos del camaleón, es decir, tumbados en el piso, deben intentar tomar un objeto situado lejos de ellos, desplazándose hacia él, gateando lentamente.

Los juegos con texturas son ejercicios sumamente útiles. Se toma una pizarra de corcho y se coloca en ella diferentes texturas. El niño deberá ir tocando las diferentes piezas. El contacto con las diferentes texturas lo relajará.