Remedios Caseros para el Dolor de EstomagoAlgunos de los remedios caseros para el dolor de estómago se alivian con tomar una infusión de albahaca, si la dolencia consiste en espasmos estomacales. Para ello debes utilizar un puñado de hojas de albahaca y ponerlas a hervir durante 15 minutos, dejando que la infusión repose por cinco minutos más para luego consumirlo.

Asimismo, también puedes solucionar el dolor estomacal si usas mejorana y orégano. Debes colocar una cucharada de cada una de estas en una taza de agua, dejarlo reposar y beberlo.

Por otro lado, si el estómago sientes dolor y ardor, lo que debes hacer es prepararte un antiácido natural. De esta manera, lo más recomendable es tener medio de vaso de agua a la mano y completar el resto con zumo de limón, al que debes añadir una pequeña cucharada de bicarbonato de sodio. Esta pequeña receta puede beberse cada vez que el dolor sea intenso.

Remedios Caseros para el Dolor de EstomagoCabe señalar que si tienes una predisposición para sufrir de estos dolores, debes evitar los alimentos que contengan demasiadas grasas y comer de manera moderada horas antes de acostarte.

Otras formas de aliviar las molestias estomacales producidas de comer, es tomar infusión de jengibre. Este primero debe ser cortado en trozos pequeños y hervirse en agua durante cinco minutos. Luego, se cuela y se espera a que se refresque ligeramente.

Las hojas de manzanilla y anís también deben ser tomadas en forma de infusión para una mejor digestión. Primero, se debe hervir sus flores y hojas en un litro de agua por aproximadamente 20 minutos, y tomarla pudiendo realizarse esta acción diariamente. También, puedes hacer infusión de hierbabuena con el mismo procedimiento.

Un caldo de de pollo o res sin grasa, un manojo de tornillo y laurel, además de cebolla o zanahoria, puede resultar útil para que el estómago logre asentarse, si estás con indigestión.

De la misma manera, si deseas reducir el ácido gástrico que produce ardor cuando los alimentos no pueden ser ingeridos fácilmente, puedes comer un trozo de piña o tomar un vaso de jugo de esta fruta para ayudar a que se normalice la digestión.