Seguramente en más de una ocasión te has preguntado ¿Por qué se me ponen rojas las orejas y me queman? Lo primero que se te vendrá a la mente probablemente es el mito que indica que las orejas arden cuando alguien está hablando mal de nosotros, pero ¿Es cierto? La respuesta es NO! En Blogichics.com despejaremos todas tus dudas y te contaremos los motivos reales por los cuales se produce el enrojecimiento y ardor de las orejas

¿Por qué se calientan, arden y se ponen rojas las orejas?

Científicamente se pueden presentar varias probabilidades a este suceso.

Nuestras orejas como otras partes del cuerpo están llenas de vasos sanguíneos superficiales que transportan sangre y oxígeno, lo cual provoca que sean fáciles de ponerse rojas.

Por ejemplo el enrojecimiento y ardor de las orejas se puede producir a causa de una reacción alérgica. El sistema inmunitario reacciona exageradamente ante una sustancia, generando el ardor y enrojecimiento de las prejas.

También puede suceder cuando la sangre fluye por la piel y crea la sensación de calor y rubor en las orejas.

Las emociones fuertes como la ira, el enojo, el nerviosismo o la vergüenza hacen que nuestras orejas se pongan calientes y rojas.

Los cambios de temperatura como las duchas frías o muy calientes también pueden provocar que las orejas se pongan rojas y calientes.

El alcohol, al ser un dilatador de los vasos sanguíneos también puede producir que nos ardan las orejas y que se pongan coloradas.