El ajo es mucho más que un condimento, conocido desde la antigüedad por sus propiedades y beneficios, es uno de los remedios medicinales más utilizados.

Ajo: ¿Para qué sirve?, Propiedades, Beneficios, Contraindicaciones y ¿Cómo consumirlo?

Propiedades

El ajo cuenta con compuestos sulfúricos, múltiples fitonutrientes y alicina. Es rico en antioxidantes así como en vitaminas A, B y C.

Además tiene propiedades anticoagulantes, desintoxicantes, desinflamantes, depurativas, antisépticas, antibacterianas y es un excelente antibiótico.

Beneficios

El ajo es un gran aliado para el control de las enfermedades cardíacas. Disminuye el bloqueo de las arterias, favorece la circulación de la sangre y reduce la presión arterial y el colesterol. Además evita el riesgo de sufrir de un ACV pues evita los coágulos y trombos.

También previene ciertos tipos de cáncer como el de próstata, el de estómago y el de colon.

Asimismo controla las complicaciones de la diabetes.

Incluso el ajo puede ayudar a tratar el estrés y la depresión.

Asimismo, ayuda a optimizar las funciones del páncreas y el hígado; y es que ayuda a depurar toxinas, eliminar parásitos, liberar el cuerpo de metales pesados o restos de medicamentos.

También te interesará saber que el ajo es un repelente natural no tóxico.

El ajo se encarga de fortalecer el sistema inmunitario. De esta manera cura infecciones leves, y es muy utilizado como remedio para la gripe, la ronquera, la tos, la bronquitis y la sinusitis.

El ajo también tiene la virtud de ayudarnos a conservar una piel joven, tersa y sana. Regenera y protege la piel. Además utilizado vía tópica puede combatir las verrugas y el acné.

Contraindicaciones

Se aconseja no ingerir ajo durante la etapa de lactancia ya que los sulfóxidos pueden acceder a la leche materna y conferirle un sabor desagradable.

Las personas que padecen de hipertiroidismo deben evitar su consumo debido a su alto contenido de yodo.

Efectos Secundarios

El uso del ajo en dosis elevadas, especialmente crudo o en extractos puede causar hemorragia ya sea de causa traumática (heridas, accidentes, etc.) o menstrual pues por su acción anticoagulante puede dificultar los procesos de coagulación.

Su ingesta continuada y abusiva puede provocar irritación en el estómago, dolores abdominales, náuseas, vómitos y diarreas.

¿Cómo Consumirlo?

Se aconseja consumir 1 diente de ajo en ayunas. Puedes comerlo crudo o licuado con agua.