¿Tienes los ojos rojos y te pican? Es muy probable que tengas conjuntivitis, una de las afecciones del ojo más frecuentes. Se trata de una inflamación de la capa conjuntiva, membrana mucosa que recubre el interior de los párpados y que se extiende a la parte anterior del globo ocular.

Conjuntivitis: Causas, Contagio y ¿Cómo se cura?

Causas

La conjuntivitis puede ser ocasionada por alergias o una infección bacteriana o viral.

Contagio

La conjuntivitis es extremadamente contagiosa y se transmite fácilmente.

El contagio se realiza por el contacto con las secreciones oculares de una persona infectada. Puede ser por contacto directo con la piel o por el contacto con superficies contaminadas.

Síntomas

La conjuntivitis se caracteriza por generar hinchazón, picazón, ardor, lagrimeo, secreción, sequedad y enrojecimiento del ojo y el interior de los párpados. También puede provocar secreciones o formación de costras alrededor de los ojos.

Otros síntomas que puede desencadenar la conjuntivitis son la congestión o estornudos así como la sensibilidad a la luz.

¿Cómo se Cura?

La conjuntivitis se cura en cuestión de días por sí sola, pero se puede acelerar el proceso de recuperación con la ayuda de colirios antibióticos y antihistamínicos.

Cuidados y Recomendaciones

Es importante dejar de utilizar lentes de contacto durante la conjuntivitis.

Las lágrimas artificiales brindan hidratación a los ojos y proporcionan así alivio inmediato.

También se recomienda el uso de compresas frías, las cuales reducen la inflamación y disminuyen la sensación de dolor.

Prevención

Para prevenir la conjuntivitis se deben seguir ciertos patrones de higiene como lavarse las manos con frecuencia, no refregarse ni tocarse los ojos, no compartir objetos de higiene personal y menos aún los lentes.

También se recomienda llevar siempre un desinfectante de manos y utilizarlo con frecuencia, limpiar las superficies a donde trabajamos y usar gafas de natación si vamos a nadar.