La piel seca se caracteriza por ser áspera, tirante, escamosa, agrietada, cuarteada y con falta de elasticidad. La resequedad de la piel se produce cuando ésta pierde demasiada agua y aceite, por ello debemos humectarla e hidratarla.

Piel Seca: Características y Tratamientos

Causas

La resequedad de la piel puede deberse a factores externos e internos. En cuanto a los factores externos encontramos a las condiciones climáticas duras, los cambios estacionales y la luz solar ultravioleta (UV), mientras que en cuanto a los factores internos se puede presentar por una mala hidratación, mal cuidado de la piel, cambios hormonales, tabaquismo, efectos secundarios de alguna medicación, estrés, envejecimiento prematuro de la piel o la edad.

Tratamientos

Para mejorar la piel seca debemos realizar lavados frecuentes o duchas rápidas en lugar de optar por baños prolongados y muy calientes.

Debemos evitar los jabones muy agresivos que destruyen los lípidos cutaneous naturales.

Evitar el aire seco, pasando poco tiempo en el exterior en casos de climas muy cálidos o muy fríos.

Se deben utilizar productos hidratantes para la piel que no contengan perfumes, colorantes o parabenos.

Beber por los menos 2 litros de agua para estar bien hidratadas así como llevar una diet equilibrada, rica en vitaminas y minerales.

Un buen remedio casero es utilizar leche para limpiar el rostro pues por su contenido de calico es muy bueno para la piel.

No podemos dejar de mencionar colocarnos siempre cremas hidratantes para piel seca.