La piel seca se caracteriza por ser áspera, tirante, escamosa, agrietada, cuarteada y con falta de elasticidad. La resequedad de la piel se produce cuando ésta pierde demasiada agua y aceite, por ello debemos humectarla e hidratarla.