Siguiendo con los consejos para una buena limpieza dental y cuidado de la salud bucal te contamos acerca de más procedimientos que no solo tienen que ver con la estética (como el blanqueamiento dental) sino también con las enfermedades como la enfermedad periodontal. Por esta razón el post de hoy habla sobre la profilaxis dental y la importancia de ésta para nosotros.

¿Qué es la Profilaxis Dental?

La profilaxis dental no solo ayuda a borrar las manchas antiestéticas, pues también tiene una función preventiva con respecto a la enfermedad periodontal de las personas adultas. Cuando se hace una profilaxis oral, lo primero que se trabaja es la eliminación de la placa y el sarro que se encuentra alrededor de los cuellos dentales; sobre todo el que se halla por debajo de la encía. Es precisamente ahí donde comienza a desarrollarse la enfermedad periodontal.

La eliminación del sarro se suele hacer con ultrasonidos y/o curetas que son diseñadas especialmente para este proceso. Luego se añade chorros de agua a presión que está mezclada con un bicarbonato (no cualquiera) que se encarga de eliminar las manchas que deja el consumo de tabaco, té, café, etc. Las manchas también pueden removerse ayudados por un cepillo especial que se conecta a las piezas de mano.

¿Qué es la Profilaxis Dental?

El tiempo que se debe tener en cuenta para realizarnos la profilaxis varia notablemente, pues es de acuerdo al caso, porque existen personas que no la necesitarán nunca y hay otras que tienen que llevar un tratamiento de una vez al mes. En este caso pueden caer los pacientes peridontales que no pudieron controlar la placa con una buena higiene en casa.

Tenemos que comprender que cada boca tiene características particulares y necesidades específicas. Por esta razón será el odontólogo competente quien realice los tratamientos preventivos. Si llega a detectarse predisposición a la gingivitis o la piorrea, la frecuencia de las visitas al dentista serán más a menudo.