De los procedimientos dentales destacan las coronas y el resto de puentes, que son prótesis permanentes que se diferencian notablemente de aquellas que son removibles y se limpian a diario; las coronas y los puentes fijos se colocan sobre los dientes o implantes que ya existen. Solo el odontólogo cualificado puede extraerlos. Hoy aprenderemos cual es la función de las coronas.

¿Qué son las Coronas Dentales y los Puentes Dentales?

Las coronas se emplean para poder cubrir un diente que ha sido destruido (a totalidad). También suele utilizarse de manera estética mejorando el aspecto, la forma y la alineación del diente. Gracias a las coronas también podemos mejorar la forma y estructura de un implante de diente.

En la actualidad es posible lograr que coincida el color de las coronas de porcelana o cerámica con el tono natural de nuestros dientes. Sin embargo para gustos más excéntricos existen materiales que son fabricados con oro, alineaciones metálicas, acrílicas y cerámicas. Las alineaciones son más fuertes que la porcelana y es más recomendable colocarlas en los dientes posteriores. También existe la porcelana cementada que va en la cara externa de una corona metálica, brindando una restauración fuerte y agradable.

Las coronas dentales se colocarán para:

-Reemplazar grandes obturaciones (cuando no haya suficiente diente).
-Evitar que una pieza dental (débil) se fracture.
-Corregir un diente fracturado.
-Añadir un puente.
-Tapar un implante dental.
-Tapar un diente sin color o deformado.

¿Qué son las Coronas Dentales y los Puentes Dentales?

Los puentes se utilizan para reemplazar los dientes que faltan, ocupando el paso que dejan las piezas faltantes. El odontólogo cementará los puentes en los dientes naturales, o los implantes (en caso lo tengamos) que rodeen el espacio vacío. Después junta un diente de reemplazo (pilares que anclan el puente) que se llama póntico y se junta a las coronas que cubren los dientes pilares. Los materiales para los puentes varían y el dentista será el encargado de ayudarnos a escoger el que más nos convenga. El color de los puentes de porcelana o cerámica coincide perfectamente con el color natural de nuestros dientes. No debemos preocuparnos, porque también es un procedimiento que implica dolor.