El ser humano es una creación perfecta desde cualquier punto que se le vea; sobre todo la mujer que en la especie humana ha jugado un papel fundamental en la reproducción a lo largo de nuestra historia. Por esta razón es importante conocer los órganos que ellas poseen para poder engendrar vida y cultivarla a lo largo de nueve meses (una tarea nada fácil). Es así que hoy aprenderemos más acerca de los ovarios y su importancia dentro del aparato reproductor femenino.

¿Qué son los Ovarios y para qué sirven?

Primero comenzaremos por saber de dónde proviene el nombre “Ovario”. La palabra deriva del latín “Ovarium”. En términos generales el ovario es la gónada femenina que se encarga de producir y segregar óvulos y hormonas sexuales como estrógenos y andrógenos (entre otras). Los ovarios equivalen a los testículos masculinos, es decir podrían compararse en cuanto a la función de “generar”.

La forma del ovario se parece a una almendra, su peso está estimado entre 6 y 7 gramos y es de color blanco grisáceo. Se ubica a ambos lados del útero y están fijados a través de ligamentos infundíbulos. Al mismo tiempo se distinguen dos zonas dentro del ovario que se llaman corteza y médula ovárica.

¿Qué son los Ovarios y para qué sirven?

La corteza de ovario está cubierta por un epitelio cúbico que se va aplanando con el paso de los años. Esta corteza se compone básicamente por el estroma (tejido de sostén) y el parénquima ovárico que tiene distintas etapas de desarrollo.

También se sabe que la médula ovárica es más pequeña que la corteza; está posee una mayor cantidad de fibras elásticas y está dotada de venas, vasos linfáticos nerviosos y tejido conjuntivo y arterias espirales. El proceso quirúrgico que tiene que ver con la extirpación de uno o ambos ovarios se llama oforectomía y esta cirugía puede llevarse a cabo de modo convencional o también por medio de una laparoscopia en el abdomen.