Mascarillas de Huevo: Mascarillas para Nutrir el Cutis

El huevo es un alimento rico en proteínas, lípidos, vitaminas, tiamina, hierro, riboflavina y glucosa. Las mascarillas de huevo son una de las mejores alternativas a emplear a la hora de nutrir el cutis pues brinda una piel resplandeciente y saludable, ayudando a minimizar poros y a obtener un rostro más firme y tonificado.

La mascarilla de huevo y limón para cutis graso se encarga de quitar la grasa y humectar la piel. Para prepararla necesitamos de 1 huevo y unas gotas de zumo de limón. Debemos separar la clara de la yema en dos recipientes y añadir unas gotas del jugo de limón en cada uno de los recipientes. Batimos la clara hasta que esté espumosa y la aplicamos sobre el rostro realizando masajes circulares ascendentes. Esperamos 20 minutos y luego limpiamos con una toalla humedecida con agua tibia. El siguiente paso es batir la yema y aplicarla sobre el rostro, al igual que hicimos con la clara. Esperamos unos 20 minutos y lavamos con abundante agua fría. Te interesará saber que esta mascarilla también se puede aplicar en las zonas a donde exista presencia de celulitis pues ayuda a dar firmeza y elasticidad a las zonas de flacidez. Esta mascarilla se puede aplicar 1 vez a la semana. Para el cutis seco se recomienda aplicar la misma mascarilla, pero sin la presencia de limón.

La mascarilla de huevo, harina y miel sirve para brindarle suavidad al cutis. Para ello necesitamos 1 huevo, 1 cucharadita de miel y 2 cucharadas de harina. Lo primero que debemos hacer es separar la clara de la yema. Luego batimos la clara hasta que se vea espumosa. Agregamos a la clara, 1 cucharadita de miel y 2 cucharadas de harina. Batimos todos los ingredientes hasta obtener una pasta y la aplicamos sobre el rostro. Esperamos 20 minutos y luego enjuagamos con agua tibia.