La arcilla verde cuenta con una serie de propiedades beneficiosas para la piel y es que contiene minerales como el silicio, aluminio, hierro, calcio, magnesio, sodio y potasio. La arcilla verde evita la proliferación de los microbios, cura las heridas pues posee poder cicatrizante, suaviza el cutis y lo purifica y absorbe las toxinas de la piel.

Mascarilla de Arcilla Verde: Suaviza el Cutis y Purifica la Piel

La mascarilla de arcilla verde es una extraordinaria alternativa para limpiar, purificar, tonificar e hidratar la piel al instante pues la arcilla verde se encarga de eliminar grasas y toxinas.

Para preparar una mascarilla de arcilla verde, pepino y miel, necesitas de un pepino, ½ taza de arcilla verde y 1 cucharadita de miel. Lo primero que debes hacer remojar el pepino en agua durante 30 minutos, y con el juego resultante, mezclarlo con los otros ingredientes hasta obtener una masa homogénea. Aplicamos la mascarilla sobre el rostro y la dejamos actuar durante 10 minutos. Finalmente enjuagamos con agua tibia. Esta mascarilla exfoliante, perfecta para personas con pieles grasas y acné, se puede aplicar cada 10 días.

Mascarilla de Arcilla Verde: Suaviza el Cutis y Purifica la Piel

La mascarilla de arcilla verde y agua hará que tu cutis luzca sumamente fresco, relajado y elástico. Para prepararla necesitas de ½ taza de arcilla y 1/2 taza de agua. Deja a la arcilla remojando durante 30 minutos y luego aplícate la pasta sobre el rostro y deja actuar durante 15 minutos. Finalizado el proceso, enjuaga con agua fría.

Para la piel mixta o grasa recomendamos la mascarilla de arcilla verde, agua y aceite de árbol de té. Para ello necesitas ½ taza de arcilla verde, ½ taza de agua y unas gotas de aceite de árbol de té. Mezcla bien los ingredientes y aplícate una fina capa de la mascarilla sobre el rostro y déjala actuar durante 20 minutos. Luego enjuaga con abundante agua.