Diferencias entre Hombres y Mujeres: Sexos y polos opuestos

Durante toda la historia del desarrollo humano, los varones y las mujeres de han diferenciado por su apariencia y su desarrollo físico, provocándose así desde los inicios de la vida en tribus y clanes la primera diferenciación natural del trabajo, en la que las mujeres recolectaban los frutos y los hombres se dedicaban a la caza, y una de las principales consecuencias de este suceso, aparte del inicio de la horticultura y futura agricultura, es el inicio de la separación de roles según sexo dentro de la sociedad. Este podría ser el origen de la diferenciación de géneros, del nacimiento del machismo y feminismo y de los estereotipos sociales según el sexo.

Aunque según un doctor austriaco llamado Eibl Eibesfeldt el comportamiento diferenciado no se debe a un condicionamiento social o cultural solamente, sino principalmente a uno biológico. Según este investigador europeo, los hombres tienen menos interconexiones cerebrales, lo que les permite independizar los procesos de reflexión y no mezclar lo sentimental con lo racional.

Diferencias entre Hombres y Mujeres: Sexos y polos opuestosMientras que las mujeres suelen relacionar estos dos procesos debido a su sistema interconectado de axiomas que desarrolla una dependencia entre lo racional y lo sentimental. Esto conjuntamente a la diferencia hormonal provocaría que las mujeres sean más sensibles y propiamente femeninas.

Pero esta diferenciación no solo es visible en el razonamiento y en la vida laboral, sino también en las interrelaciones entre sexos opuestos y el desarrollo de cada uno de ellos, por ejemplo las niñas maduran más rápido y se convierten en señoritas en promedio a los 16 años, mientras que los chicos a los 17 aún están coleccionando figuras de acción y taps de animes o sobre fútbol, así mismo el hombre tiende a ser más inseguro en cuanto a sus relaciones y generalmente tiene miedo a los compromisos mientras que las mujeres los desean.

Diferencias entre Hombres y Mujeres: Sexos y polos opuestosEl investigador Eibl Eibesfeldt también asegura que los hombres y mujeres tienen una predisposición biológica y por presión social hacia ciertas tareas cotidianas, un ejemplo de esto es que las mujeres son mejores atendiendo a los hijos y los hombres arreglando desperfectos en cañerías. Según el investigador austriaco no se debería tratarse homologar las tareas sino más bien, darle un mayor reconocimiento a la mujer dentro de su papel de madre y ama de casa, así mismo brindarle las mismas posibilidades laborales que a los hombres para no perder el equilibrio.

En conclusión, las mujeres son mucho más detallistas, más preocupadas y ordenadas mientras que la mayoría de los hombres son algo distraídos y desordenados, pero son estas diferencias las que nos atraen y complementan.