El colesterol no es algo que solo debe preocupar a los adultos y adultos mayores de la casa sino en debe tener pendientes a todos aquellos quienes no cuidan sus hábitos alimenticios y en general su salud. Este esterol es un lípido que se esconde en los tejidos humanos, principalmente en el hígado, el páncreas y el cerebro y va obstruyendo las vías sanguíneas causando serios problemas de salud. Esta obstrucción de las vías sanguínea se denomina como Placa, y provoca que el canal arterial disminuya, siendo menos la cantidad de sangre que circula a través de ellas.

Este efecto es conocido como la Arterioesclerosis, enfermedad en la cual los residuos de colesterol acumulados en las vías sanguíneas pueden endurecer y bloquear pro completo el acceso de sangre y formar coágulos.

Esta cerosa sustancia del cuerpo humano es utilizada por este para recubrir las terminaciones nerviosas y otras células delicadas. La obtención de este lípido es a través de su producción por el hígado y de manera endógena a través de los alimentos.

El exceso es malo, lo mismo se cumple en este caso, aunque el colesterol es necesario para el normal funcionamiento del cuerpo, también al encontrarse en grandes cantidades puede provocar un aumento del riesgo coronario y las posibilidades de tener una embolia. El ataque al corazón se debe a que una arteria que alimenta algún músculo del corazón es obstruida por colesterol, de igual manera este lípido también puede obstruir una vía que lleva sangre al cerebro causando el derrame cerebral.

Generalmente el alto colesterol no tiene síntomas directos propios pero si la arteriosclerosis, y sus signos más conocidos son la trombosis, la angina de pecho, el miocardio y la hipertensión.