Para ese momento tan especial como el día de tu boda, todos sabemos que después del vestido y el peinado, el maquillaje es uno de los detalles que debe destacar en una novia.

Es necesario saber que el maquillaje nupcial es parte del conjunto que hace a la novia, por eso es importante seguir estos consejos, pues la idea de un maquillaje es resaltar tu forma natural de rostro, y otras características que te harán lucir única.

Recuerda que el primer paso que debes dar es escoger un maquillaje natural que refleje la belleza de tu rostro. El maquillaje entonces debe ser ligero pero trabajado y luminoso, presentando un aspecto natural, fresco y a la vez, joven. Es importante corregir las imperfecciones. Lo mejor será ponerse en manos de un experto, ser conscientes y realizarnos una limpieza de cutis profunda por lo menos unos 7 u 8 días antes de la boda.

Se debe pensar que el maquillaje debe durar para muchas horas por ello se toma en cuenta la fijación, importante para garantizar unos recuerdos fotográficos espectaculares al poseer un maquillaje intacto.

Es muy importante saber de antemano en qué época te irás a casar, pues ya sea invierno o verano, la textura de la piel suele cambiar. Por eso que debes cuidar tu piel con varios meses de anticipación, hidratándola, o hacerte cada cierto tiempo un tratamiento al cutis.

La mejor garantía para estar conforme con el maquillaje el día de la boda es realizar varias pruebas con el profesional. Las fotografías, felicitaciones, saludos y lágrimas de emoción no podrán empañar la belleza de la novia si cuenta con un adecuado maquillaje.

No olvides que el maquillaje siempre va de la mano con el peinado, esta demás decir que es un total error llegar al altar con el cabello suelto, o cabello corto.