¿Estás cansada de vellosidad corporal? Si tu respuesta es afirmativa, entonces deja de lado las cremas depilatorias y los centro de spa, ahorra dinero y tiempo y hazlo tú misma. ¿Cómo? De una manera súper natural que hemos heredado de los egipcios antiguos.

Para depilarte naturalmente solo tienes que conseguir 1 taza de azúcar, y jugo o zumo de limón, mezclar con agua y pongámoslo a hervir a fuego lento, luego cuando ya esté la mezcla disuelta esperemos a que se entibie. Úntalo en la zona que desees, déjalo actuar por unos segundos, luego quita la pasta y verás grandes resultados. Vuelve a realizar el mismo procedimiento después de 4 a 6 semanas. Vale la pena mencionar adicionalmente que el azúcar es además un efectivo exfoliante por lo que tu piel no quedará solamente sin vellos sino además realmente suave. Ahora ya sabes como se depilaban nuestras abuelas, las grandes reinas faraónicas como Hatshesput y hasta las jóvenes de Medio Oriente.