El condón femenino también conocido como preservativo femenino, condón vaginal o condón interno, es un método anticonceptivo de barrera de uso vaginal, alternativo al preservativo masculino. Se encarga de brindar protección contra el embarazo e infecciones que se propagan durante el contacto sexual como el VIH y el virus del papiloma humano.

Condón Femenino: Colocación, Ventajas y Desventajas,...

El preservativo femenino apareció en 1992.

Características

‎El condón femenino es una funda de poliuretano o nitrilo pre lubricada que no contiene espermicidas. Dispone de dos anillos, uno interior y cerrado, que permite la colocación fácil dentro de la vagina, y el otro con un diámetro más grande, abierto y más flexible, que facilita cubrir los labios y clítoris.

El preservativo femenino es resistente y se ajusta a las paredes de la vagina y la cubre durante el coito. Impide el contacto de los genitales masculinos y del semen con la vagina y genitales femeninos externos.

Se calcula que su efectividad es de 88 % a 98 % si se utiliza correctamente.

Colocación

La colocación es similar a la de otros anticonceptivos vaginales femeninos. Se inicia juntando el anillo interior desde la parte externa del preservativo para introducirlo en la vagina.

Una vez en la vagina se coloca el dedo pequeño dentro del preservativo para avanzarlo pasando el nivel del hueso del pubis y alcance el fondo, igual como se coloca un óvulo vaginal.

El anillo externo y un pequeño segmento del condón femenino quedan por fuera para impedir el contacto de los genitales masculinos, especialmente raíz del pene y testículos, y piel del área genital de la mujer.

Una vez terminado el coito se le da un par de vueltas al anillo externo para que no se salga el semen y se tira del preservativo para sacarlo.

Ventajas

A diferencia del preservativo masculino no queda ajustado a tensión y por la humedad y temperatura propias de la vagina se adhiere cómodamente y su presencia es casi inapreciable.

Previene contra las enfermedades de transmisión sexual, como el virus del papiloma humano y el VIH.

No hace falta esperar a que el pene esté en erección para colocárselo.

Debido a los materiales con los que está elaborado resulta más resistente que los condones de látex masculinos, pues tiene un potencial de roturas menos frecuentes, así como un período de conservación más largo, aun cuando las condiciones de almacenamiento sean desfavorables.

No es necesario extraerlo o levantarse a asearse inmediatamente después de la eyaculación.
Le permite a la mujer ejercer sus derechos sexuales, decidir y tener control sobre su seguridad.
Supone una alternativa para aquellas personas que tienen alergia al látex.

Desventajas

Tiene mayor precio que el preservativo masculino.

Recomendaciones

Nunca debe usarse un preservativo masculino a la vez que un condón vaginal o femenino.

Se recomienda usarlo una única vez y puede llevarse puesto hasta 8 horas.