El ketotifeno es un medicamento que está indicado para sanar males de asma, pero por el contrario no está indicado para curar de por vida estos padecimientos. Este se suministra de manera oral al paciente. Lo pueden tomar desde niños hasta dultos, teniendo variaciones en las dosis y en los efectos en cada uno de los pacientes.

Ketotifeno: ¿Para qué sirve?, Dosis y más

Su efecto es rápido y muy eficaz. Y por eso es considerado por muchos estudios superior o igual al placebo, el cual es considerado en gusto y forma como un medicamento verdadero, solo que este es completamente natural. El ketotifeno contiene antihistamínico por lo cual no es recomendable su uso en niños menores de un año o en mujeres que se encuentren en la etapa de lactancia.

Precauciones

• Una vez iniciado el tratamiento, este no puede ser suspendido de manera brusca, por lo cual debes siempre consultar con tu médico el proceso que debes seguir para dejar este tipo de fármaco.
• En algunos casos, los médicos han observado que en cierta forma puede afectar al sistema nervioso central causando por ejemplo: excitación, irritabilidad, insomnio. Esto principalmente en los niños.
• También puede conllevar a un aumento de peso del paciente.

Posología

En adultos: 1mg (5ml) de ketotifeno dos veces al día (una en la mañana y otra en la noche). Esto puede variar dependiendo de las reacciones del paciente, en el caso que necesite una dosis más fuerte, debe ser evaluado por su médico hasta llegar a su dosis correcta.

En niños de 1 a 3 años: 0.05mg cada 12 horas.

En niños mayores a 3 años: 1mg (5ml) dos veces al día (uno en la mañana y en la noche).

Todas las dosis siempre deben ser administradas después de haber consumido alimentos.

En el caso de una sobredosificación estas pueden ser las principales consecuencias: En niños se presenta una sedación profunda, confusión, desorientación, taquicardia, hipotensión, convulsiones y/o coma reversible. Lo primero que deberá realizar el médico sería un lavado gástrico para eliminar todos los químicos del medicamento que se haya suministrado al cuerpo.

Es importante saber administrar el medicamento para que no se presenten ninguna de estas consecuencias por la sobredosificación. Sobre todo mayor cuidado con los niños, y siempre consultar a tu médico para que él pueda darte una mejor solución.