Siguiendo con la línea de nuestros consejos más acertados en el campo de la moda, nos preguntamos ¿Qué tan complicado es combinar el color blanco? Por esta razón en este post hablaremos de cómo llevar un vestido blanco que para muchas chicas ha resultado un dolor de cabeza ya que las hace más voluminosas.

Vestidos de Color Blanco

Para comenzar es importante entender que un vestido blando no se lleva a las bodas. Muchas bodas en playa se hacen para que los asistentes vistan de claro. Sin embargo el color blanco en las bodas puede significar malos entendidos con la novia que evidentemente no desea perder el protagonismo de su día a tu lado.

El color blanco sienta con todo, pero no con todas. En caso de tener la piel muy clara con base amarilla, este color puede hacerte lucir más pálida de lo normal.

Evita mostrar la ropa interior. Los vestidos blancos pasan por transparentes y si te sientes incómoda enseñando la ropa interior en sociedad o en situaciones como entrevistas de trabajo o reuniones es mejor evitar la tendencia.

Vestidos de Color Blanco

No olvides que los vestidos blancos se ensucian rápidamente así que no son recomendables para un campamento o día a terrenos montañosos. Lo ideal es ponerlo en el armario para otra ocasión. Para evitar que el blanco nos engorde debemos contrastar el vestido con todos oscuros y evitar combinarlo con amarillos claros, beige o verdes pastel.

Por otro lado si eres muy delgada el color blanco te ayudará a rellenar la contextura, sobre todo en las partes del cuerpo donde la figura se ve más delgada. Evita zapatos blancos y pantis y añade un detalle de color para provocar la sensación de movimiento y fluidez en el atuendo. Es mejor usar el vestido blanco en fiestas por la mañana.