Infertilidad: Imposibilidad de Concebir un Hijo

En una determinada edad en la vida de toda pareja se contempla la posibilidad de ser padres y formar una bonita familia. Sin embargo hay un factor de riesgo a tener en cuenta, la infertilidad, un problema que afecta tanto a hombres como mujeres y cada vez es más frecuente.

Las causas varían pero básicamente se centran en factores físicos, emocionales o psicológicos. Primero comenzaremos explicando que la infertilidad es una incapacidad que tienen los seres humanos que no les permite concebir o reproducirse. Ésta se presenta de dos maneras:

La primera es la que se presenta en parejas que después de un año de intentar el embarazo no pueden conseguirlo. La segunda sucede en una pareja que ya ha quedado embarazada una vez en la vida y no puede volver a lograrlo.

Existen muchas explicaciones a la infertilidad femenina. Una de ellas es que puede ser cuando el óvulo fecundado no puede sobrevivir después de implantarse en el útero; es decir, cuando el embrión no logra asentarse en la matriz o también cunado los óvulos no pueden desprenderse de los ovarios y dirigirse al útero. También se presenta cuando los ovarios tienen problemas para producir óvulos.

En lo que respecta a la infertilidad masculina, ésta se da cuando hay una baja producción de espermatozoides que no pueden ser expulsados por bloqueo o porque no funcionan adecuadamente.

Pero como dijimos al principio las causas físicas no suelen ser el único factor que causa la infertilidad, pues muchas parejas experimentan momentos de estrés, la incertidumbre y en algunos casos la depresión suele generar muchas dificultades subsecuentes.

Sin embargo con el avance de la medicina, ahora tenemos posibilidad de saber si somos o no fértiles antes de intentar concebir. En caso de que no lo seamos, todavía se puede revertir en base a tratamientos.