SARM: Staphylococcus Aureus Resistente a la Meticilina

El SARM, MRSA o Staphylococcus aureus resistente a la meticilina es una bacteria responsable de varias infecciones, y resistente a varios antibióticos.

El SARM no es grave, pero puede generar heridas e infecciones nosocomiales en pacientes con sistema inmunitario débil. Su manifestación más grave es la neumonía nosocomial, enfermedad que puede ser mortal.

De las personas que portan un estafilococo, la mayoría lo lleva en su nariz, pero el SARM también puede vivir en el ano

El SARM se puede contagiar por contacto cutáneo, en vestidores, gimnasios y por consumo de drogas vía intravenosa o través de relaciones sexuales vía anal.

Si bien es cierto que el SARM es resistente a la penicilina y a la meticilina, se puede combatir con vancomicina y linezolid.

El SARM se puede evitar poniendo en práctica buenas costumbres de higiene como lavándose las manos y genitales con agua y jabón. Se recomienda evitar compartir artículos personales de aseo con otras personas. También se debe mantener las heridas limpias y cubiertas de vendajes hasta su curación así como evitar el contacto con heridas de otras personas.