Clonazepam: Farmaco Benzodiacepinico para las Crisis de Ansiedad

El clonazepam es un fármaco de tipo benzodiacepínico que actúa sobre el sistema nervioso central disminuyendo la actividad eléctrica anormal del cerebro. El clonazepam cuenta con propiedades ansiolíticas, anticonvulsionantes, miorrelajantes, sedantes e hipnóticas, y se usa para tratar las crisis mioclónicas, los trastornos de ansiedad y los trastornos del sueño.

El clonazepam se comercializa bajo los nombres de Rivotril, Klonopin, Ravotril, Clonagin, Zatrix, Neuryl y Diocam, y se puede encontrar disponible en tabletas normales y supositorios.

La dosis para niños no debe exceder los 0.05 mg/día, mientras que la dosis para adultos no debe exceder de 1,5 mg/día.

El medicamento tiene una vida media intermedia que fluctúa entre las 30 y 40 horas.

La eliminación del clonazepam es lenta debido a que los metabolitos activos pueden permanecer en la sangre durante varios días e incluso semanas.

Las personas hipersensibles, embarazadas, en etapa de lactancia o con insuficiencia hepática no deben consumir el fármaco.

Entre los efectos secundarios de clonazepam encontramos somnolencia, confusión, náuseas, disminución de reflejos y dificultades en la coordinación psicomotora, mareos, nerviosismo, cansancio, alteraciones del comportamiento, debilidad, pérdida del equilibrio, amnesia, mayor salivación, dolor en músculos o articulaciones, ganas frecuentes de orinar, visión borrsa y cambios en el deseo o la capacidad sexual.