Inicio Moda Vestidos Franceses: Historia de la Moda de Francia

Vestidos Franceses: Historia de la Moda de Francia

Probablemente sea desde el siglo XVI en que el vestido francés empieza a destacarse como expresión notable del país galo. Los nobles europeos que pasaban por su capital atraídos por la prosperidad alcanzada con Luis XIV se quedaban maravillados del lujo y las formas que allí se creaban. Llegada la hora de marcharse, se llevaban en manos el consuelo de una muñeca de loza vestida como vestían las mujeres en París. De vuelta en sus tierras, ordenaban a sus sastres que reproduzcan el estilo de esas muñecas trajeadas “a la modé”.

Vestidos Franceses: Historia de la Moda de Francia

En aquella época, Francia destronó a la renacentista Italia y a la severa España como referente del vestir occidental, incorporando rigurosos artificios para alcanzar los ideales de belleza deseados. Tal es el caso de ciertos zapatos hechos tan primorosamente y tan pequeños que las mujeres debían sumergir sus pies en agua helada por lo menos una hora antes de ponérselos.

A la caída de la dinastía se impusieron atuendos más simples, como el chaleco, la corbata y la casaca para los hombres; las mujeres se mostraban con corpiños, faldones rectos y abiertos y mangas abolladas. Los signos de status se enfocaban en las pelucas y el polvo en el rostro. El buen vestir había dejado de ser un entretenimiento de las casas reales y pasaba a ser un juego de valor social para la clase media más próspera.

Vestidos Franceses: Historia de la Moda de Francia

La Belle Époque en el XIX significó el retorno a ciertos efectismos en el vestido, como la silueta en S que exigía a la mujer extrema plasticidad y vocación de mártir, necesarias para llevar un corsé Poiret. La mujer con cuerpo de reloj de arena, ensamblada con almohadillas y arneses, paseaba por las calles de Europa sin bajarle la guardia por un segundo a la recién inventada fotografía.

Sin embargo el alto precio de andar erguidas acarreó un beneficio: Hacia el final de la Belle Époque las mujeres habían alcanzado una imagen hecha para la vida pública, una vez dejados atrás los implementos más forzados y usando prendas más cómodas inspiradas en el ballet ruso, no iban a dar un paso atrás.

Llegado el siglo XX, y precedidas por las Garçonne (delicadas mujeres vestidas de hombres que tomaron por primera vez los pantalones masculinos), hicieron su aparición importantes modistas que tomaron París como su centro de operaciones. Coco Channel llegó derivando su nombre del impúdico sobrenombre de “cocotte” (mantenida) y arremetió contra el lujo saturado de pieles, sombreros grandes y desmanes florales. En su lugar propuso prendas sencillas, de líneas geométricas pero con un decidido toque de distinción. Vistió a las estrellas de su época, Katherine Hepburn, Elizabeth Taylor y Grace Kelly. Clásicos suyos que aún se estilan son los sombreros de ala corta, los archifamosos suéteres marineros y los BLD (black Little dress), vestidos negros cortos.

Vestidos Franceses: Historia de la Moda de Francia

En los años 40 el “New Look” de Christian Dior llegó para vestir a la mujer de la posguerra, haciendo que volviese a creer en los trapos y las agujas, con diseños que empoderaban su figura, mangas anchas, cintura fina y falda tipo corola.

Actualmente la industria de la moda cuenta con múltiples capitales y es seguro que todas ellas propenden a su centro económico, Nueva York, sin embargo la moda necesita continuamente mirarse en el espejo para encontrar algo intrínseco y fascinante, algo parecido a la sensación de una muñeca mirándote a los ojos. Cómo se vestirá el mundo mañana de seguro es una decisión que se tomará en París esta noche.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.