La manicure francesa es una de las tendencias más populares con respecto al cuidado de las uñas, siendo como su nombre llega a indicar originaria de tierras francesas, viendo sus orígenes en el siglo XVII. La imagen que ofrece la manicura francesa es muy conocida por todos, generando unas uñas mucho más limpias y brillosas donde se puede apreciar una capa de tonalidad piel acompañada por una segunda mitad de la uña de un tono blanco sumamente puro. Generalmente este trabajo lo que logra es brindar una imagen alargada de la uña, lo cual es de gran ayuda para aquellas personas que cuentan con manos pequeñas o gruesas.

Manicure Francesa: Uñas en Color Natural con las Puntas Blancas

La manicure francesa requiere primero de la limpieza de la uña en base a una lima que ayude a pulir las uñas, aparte de ello los quitaesmaltes ayudan para poder eliminar los restos de otros esmaltes. Luego de la limpieza se pasa a aplicar los esmaltes de color, los cuales suelen ser porcelana y mate además del blanco en las puntas. Si no se tiene buen pulso o quieres un servicio perfecto opta por el servicio de algún profesional en el tema.