La sibutramina era empleada como un eficaz producto para adelgazar pues producía la sensación de saciedad. Para que la sibutramina trabaje adecuadamente el organismo requería de una alimentación sana y de una rutina de ejercicios. Sin embargo, en investigaciones recientes se ha comprobado que este medicamento constituye un elemento peligroso para el organismo de modo que las pastillas disponibles en el mercado han sido retiradas.

Los Ministerios de Salud de varios países han prohibido su venta, y sancionarán a las farmacias que sigan ofreciendo este producto adelgazante pues los estudios revelan que tiene serios efectos secundarios sobretodo en la zona cardiovascular.