Una de las mejores maneras de cuidar tu cabellera, es usando mascarillas caseras y naturales para el cabello. La función de estas es de proteger, nutrir, hidratar, en definitiva, devolverle salud y sedosidad que se ha perdido por diferentes motivos ya sea por el exceso de grasa o resequedad, por los rayos del sol en verano, la humedad ambiental, etc. Ya lo sabes, no basta con solamente lavarlo, hay que darle un cuidado especial para que luzcas siempre radiante con un cabello brilloso y no maltratado. Recuerda que el cabello es una de las armas de seducción de cualquier mujer.

A continuación te detallaremos algunos métodos, trucos y productos naturales para que no inviertas mucho dinero y tiempo. Olvídate por un momento del salón de belleza, y del estilista. Tú puedes conseguir un cabello hermoso por ti misma y claro con la ayuda de la madre naturaleza.

Si tienes un tipo de cabello normal, lo mejor será utilizar una mascarilla en base a miel. El procedimiento es muy sencillo, solo necesitas mezclar un poco de de aceite de germen de trigo, unas cuantas cucharitas de almendra y una buena porción de miel. No es una receta para preparar ningún postre, confía en nosotros. Cuando tengas la fórmula lista, remuévelo y aplícalo inmediatamente después de lavarte el cabello, cuando aún se encuentre mojado. Déjalo actuar por unos 10 minutos y luego enjuágate con agua tibia y verás como la mascarilla ha hidratado completamente tu cabello.

Otra opción de mascarilla de miel es mezclarla con zanahoria o aceite de oliva y vaya que deja el cabello bastante brilloso y dócil.