¿Eres de las que han vivido con el tinte toda su vida o lo usas simplemente para estar a la moda? Tal vez seas de las que utiliza los tintes para esconder esas canitas que hacen notar la edad madura. Sea la razón que sea, el uso del tinte para algunas mujeres y hombres se ha hecho muy frecuente en la actualidad, sin embargo es de conocimiento de todos que los tintes comerciales son producidos con algunos químicos por lo que el cabello normalmente se maltrata, así que en esta ocasión hemos decido hablar sobre el cuidado del cabello teñido.

En primer lugar, si tienes el cabello teñido, procura alejarte de los rayos solares sobretodo en la época de verano que son más intensos. Si decides ir a la playa entonces usa algún tipo de sombrero, gorro o pañuelo para evitar el contacto directo del cabello con el sol. Ahora bien, imaginemos que has olvidado cubrir la cabeza ¿Qué hacemos ahora? No desesperes, de regreso a casa hay una solución y es aplicarnos una mascarilla capilar suavizante.

Si bien es cierto que la secadora por sí sola maltrata al cabello, lo hace aún más cuando se trata del cabello teñido. Intentemos pues aplicarnos alguna mascarilla de miel o de limón cada cierto tiempo. Asimismo es bueno cepillarnos nuestro cabello con un cepillo de cerdas naturales. Ya lo sabes, olvida las cerdas sintéticas.

Un tip adicional, si te has teñido de color rubio, aplícate cada cierto tiempo jugo de limón pues nos ayuda a mantener el cabello con una tonalidad clara. Si te has teñido de color negro, entonces aplícate manzanilla para que el color luzca más brilloso, y si optaste por teñirte de rojo lo más recomendable será aplicarnos un chorrito de café.

Ahora para todo tipo de color de tintes, procura preparar cada semana jugo de tomate, y frótalo sobre tu cabellera y déjalo actuar durante 15 minutos, luego lávalo como de costumbre.