En psicología, la resiliencia se define como la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas, superando golpes duros de la vida. En pocas palabras, es la capacidad de sobreponerse a un estímulo adverso.