Los espasmos infantiles también conocidos como convulsiones salutatorias, son un claro signo de una afección neurológica y se producen en niños menos de 2 años con anomalías del desarrollo, trastornos y lesiones cerebrales.