El sentido del olfato es el encargado de detectar los olores que nos rodean, procesarlos y convertirlos en impulsos nerviosos y transmitirlos al cerebro.