Los hombros caídos y redondeados junto con la espalda arqueada y la cabeza hacia adelante son un claro síntoma de una mala postura, pero no te preocupes, puede corregirse con ejercicios para el torso superior para así evitar no solo el problema estético sino también dolores y problemas derivados de la mala alineación corporal.