En algunas ocasiones suceden eventos que nos sonrojan y puede resultar un tanto incómodo. Por lo general esta expresión es causada por una respuesta emocional o suprarrenal. Las emociones que causan rubor son vergüenza, la timidez, la modestia y el amor. Mientras que el ruborizarse es una reacción natural, cuando sucede en exceso puede causar ansiedad social. En este post aprenderemos a cómo evitar ponernos rojos.

¿Cómo Evitar Ponerse Rojo?: ¿Cómo Dejar de Ruborizarse/Sonrojarse?

Comienza por anotar todas las situaciones en las que te hayas ruborizado. Trata de identificar lo que desencadena este problema. Un ejemplo puede ser verte entre una gran multitud de personas o hablar con alguien que te atrae y cometer un error frente a tus compañeros.

A continuación respira y practica el control de tu respiración. Hazlo durante tres segundos y mantén esa respiración por un segundo mientras estás en silencio. Deja salir el aliento en una exhalación lenta e imagina que la tensión abandona tu cuerpo. Continúa con este patrón de respiración hasta que logres sentirte más relajado y seguro.

Intenta pensar en otras cosas, porque cuanto te enfrentas a un factor desencadenante de rubor debes pensar en cosas que no te harán sonrojar.

¿Cómo Evitar Ponerse Rojo?: ¿Cómo Dejar de Ruborizarse/Sonrojarse?

Anota las diferentes situaciones que te hacen sentir tranquilo como acariciar a tu perro o leer tu libro favorito. Esto ayuda a quitar tu mente de la situación que te hace sonrojar.

Una alternativa que resulta es limitar el consumo de alcohol y alimentos picantes. Por si no lo sabías Tanto el alcohol como los alimentos picantes causan el flujo sanguíneo excesivo en la cara. Cuando se combina con una situación desencadenante, esto hace que el ponerse rojo sea difícil de controlar.

Si crees que estas ruborizaciones escapan del control mental que puedes tener ante las diferentes situaciones, debes consultar a tu médico por si no son causadas por algún problema físico. En todo caso siéntete seguro y trabaja bastante tu autoestima.