Para conservar un bello cutis, es necesario prestarle la máxima atención y cuidados a nuestro rostro. El uso de tratamientos de belleza, es bastante necesario, pues ayudará a obtener un rostro con vida y sano, y eso es lo que realmente quieres. ¿Cierto? Alguno de los tratamientos más usados son los que tienen que ver con productos comerciales, pero también puedes optar por los naturales y caseros que resultan muy beneficiosos.

Una de las mejores maneras de limpiar nuestro rostro es a través de la exfoliación, pero ¿Sabemos que acción tiene un exfoliante? Los exfoliantes nos ayudan a limpiar profundamente la piel, la desinfectan, remueve de las impurezas, suavizan nuestro rostro, regenera las células, entre otras propiedades. Vale la pena mencionar que el uso óptimo de un exfoliante es una vez al día. 

Existen una serie de exfoliantes naturales como el azúcar, la miel, las fresas, las almendras, el limón, la menta y demás. Solo tienes que preparar una pequeña solución de ellas y frotarlas con una suave esponja sobre tu piel.

Si deseas algo más elaborado puedes optar por una mascarilla exfoliante de bicarbonato de sodio mezclado con leche. Al igual que las demás mascarillas, debes aplicarlas sobre el rostro y dejarla actuar por unos 15 minutos como mínimo. Luego enjuaga con abundante agua tibia y verás como tu piel lucirá sumamente tersa y sin imperfecciones.