Actualmente una de las enfermedades más alarmantes en el mundo es el cáncer de mama. Diariamente, en muchas partes del mundo, muchas mujeres que son diagnosticadas con esta enfermedad piensan que su vida ha llegado a su fin, que les queda poco tiempo de vida y entran así en una profunda depresión. ¿Lo que piensan estas mujeres es cierto? ¿No existe la cura para ellas? ¿Solo queda esperar el triste desenlace? Por supuesto que no. Las mujeres en general deben estar muy bien informadas de lo que involucra tener esta enfermedad, así no existirán malos entendidos ni pensaran que están al borde la muerte y en el mejor de los casos estarán prevenidas.

¿Qué es el Cáncer de Mama y cuáles son sus síntomas?

El cáncer de mama es definido como la proliferación acelerada, un crecimiento anormal, desordenado y no controlado de células malignas y con genes mutados que se transforman en tumores. Estas células cancerígenas, actúan con normalidad, suprimiendo o estimulando la continuidad natural del ciclo celular en los tejidos mamarios.

Es cierto que la causa principal del cáncer de mama no se conoce con exactitud. Sin embargo los estudios médicos afirman que puede haber una relación directa con los genes BRCA1 y BRCA2. Además se cree que el cáncer de mama es genético y que las personas con parientes que hayan sufrido la enfermedad están más expuestos a tenerla.

El cáncer de mama en un inicio no suele presentar síntomas, aunque cuando ya se hace visible se pueden sentir bultos con el tacto por lo que hay que realizarse constantemente autoexámenes.

Para diagnosticar el cáncer de mama en su etapa temprana debemos realizar una autoexploración que es bastante sencilla de hacer. Solo hay que ponerse frente a un espejo y observar si los senos están igual que siempre o presentan algún cambio en forma.

Después de hacer pasado por el proceso de la autoexploración es sumamente recomendable optar por una mamografía.

El cáncer de mama no es una enfermedad mortal. Ella tiene una cura y para ello se necesita de un tratamiento que puede ser la radioterapia, la quimioterapia y la cirugía.

El cáncer de mama, si bien es una amenaza latente para todas las mujeres, tiene grandes posibilidades de ser vencido. Si en algún momento se presenta la enfermedad, no debemos sentirnos acabadas, la forma como afrontemos el mal también será muy decisiva para nuestra recuperación. El cáncer de mama tiene cura, no es el inicio del fin, es el inicio de una gran lucha que puede acabar con una victoria.