La carbamazepina es un fármaco anticonvulsivo y estabilizador del estado de ánimo, utilizado para controlar las crisis de epilsepsia así como el trastorno bipolar, la esquizofrenia, los episodios de manía y también para los dolores de la neuralgia trigémina.