Los sacramentos, según los creyentes católicos, son el signo material de la gracia y presencia de Dios entre los hombres. Según la Iglesia Católica, estas señales sagradas de gracia y fe son necesarios para la salvación.