La maternidad implica un desgaste físico y mental, ante lo cual se requiere una adecuada protección, tanto para el niño como para la madre, a efectos de garantizar las responsabilidades tanto laborales como familiares.