Una inflamación es una reacción frente a un estímulo demasiado fuerte y puede resultar muy molesta, caracterizada por el enrojecimiento de la zona, el aumento de su volumen y temperatura, y la sensación de dolor.