La corona ha sido utilizada durante siglos como poder, realeza, liderazgo y autoridad, y por ende un diseño perfecto para tatuajes. Los tatuajes de coronas pueden llevarse en el pie, en la muñeca, en el tobillo, en el cuello, entre otros.