Según la tradición oriental se puede predecir el sexo del bebé a través del antiguo sistema que tiene más de 700 años de antigüedad, conocido como la tabla china de embarazo, una especie de calculadora que te permite saber si tu bebé va a ser niño o niña.