Una manera muy adecuada de esconder esas manchas, marquitas o secuelas del fastidioso acné en el rostro es usando correctores. Estos aliados del maquillaje y de las mujeres ayudarán a disminuir la apariencia de esas marcas. Recuerda siempre llevarlo a la mano, ya sea en tu neceser o en tu cartera para cualquier emergencia. 

Te preguntarás ¿Cómo saber si se trata de un buen corrector? Al momento de comprarlo es importantísimo probarlo, sobretodo a la luz del día para no cometer equivocaciones.

Es hora de maquillarnos. ¿Sabes cómo utilizar los correctores? Si tienes una cicatriz que sobresale en tu rostro, entonces debes usar un tono más oscuro que el tu piel para hacerla menor notoria. No obstante, si la cicatriz se encuentra hacia dentro, se debe usar un tono más claro.

Es importante saber que los correctores sirven también para eliminar las ojeras. En ese caso debes tener en cuenta que el corrector debes aplicarlo antes del maquillarte. Digamos que es el primer paso en el proceso. Una vez que apliques el corrector la mancha quedará neutralizada. Recuerda que debes difuminar bien el corrector para que no se note. Distribuyéndolo suavemente hacia los pómulos para que tu cara quede totalmente homogenizada.

Al utilizar el corrector se pueden conseguir diversos resultados. Por ejemplo, si añades sombra de ojos de tonalidades amarillas sobre la zona en la que te has aplicado el corrector, ayudarás a disimular aún más las ojeras.

Otro tip interesante es añadir sombras de ojos de tonalidades verde o azul sobre la zona donde te has aplicado el corrector ¿Y eso para qué sirve? Para difuminar las piel enrojecida.

Finalmente déjanos decirte que usa el corrector puede darle ciertos rasgos de glamour al maquillaje en general, convirtiendo un rostro común en uno de los más atractivos.