Los payasos generan dos sentimientos opuestos, por un lado, para algunos es símbolo de humor y diversión, mientras que para otros de terror y misterio.