La cúrcuma es una especia aromática sumamente saludable para diversas partes del organismo tales como el hígado, el corazón, el sistema digestivo, el sistema inmune y la piel.

Cúrcuma: ¿Para qué sirve? y Beneficios

Características

Esta planta herbácea de la familia de las zingiberáceas nativa del suroeste de la India que alcanza una altura de hasta 1 metro. Se trata de una raíz larga de color amarillo intenso o dorado, la cual es transformada el polvo para su consumo.

Propiedades y Beneficios

La cúrcuma contiene propiedades antiinflamatorias, antifúngicas, antibacterianas, antioxidantes, digestivas, desintoxicantes, cardioprotectoras, antitumorales y astringentes.

Permite combatir enfermedades tales como el cáncer, la artritis y la diabetes.

La cúrcuma es considerada una planta digestiva que alivia el empacho, la indigestión, las inflamaciones gastrointestinales y las diarreas. Asimismo previene los gases y las flatulencias.

Además es un remedio natural para tratar úlceras gástricas, la gastritis, la pancreatitis, el colon irritable y los problemas del hígado y la vesícula.

También es indicada para las intoxicaciones y alergias.

La cúrcuma favorece a la metabolización de las grasas y es útil para bajar de peso.

Asimismo ayuda a bajar los niveles de colesterol y triglicéridos; y previene la aparición de problemas cardiacos.

Se le atribuye también un efecto rejuvenecedor de la piel, ayuda a eliminar las toxinas, y a mantener la piel sana y libre de impurezas.

La cúrcuma igualmente puede aliviar la irritación de la garganta.

Por vía tópica tiene potente acción desinflamatoria sobre úlceras, llagas, heridas, quemaduras y picaduras de insectos.