Los riñones son un par de órganos vitales del sistema urinario humano, con forma de habichuela o frijol. Cada riñón mide 12 cm de largo y 6 de ancho y pesan entre 150 y 170 gramos.

Riñones: Definición, Ubicación y Función

Los riñones son avanzadas máquinas de reprocesamiento. Cada día, los riñones de una persona procesan aproximadamente 190 litros de sangre para eliminar alrededor de 2 litros de productos de desecho y agua en exceso.

Ubicación

En los seres humanos se ubican en la parte posterior del abdomen a ambos lados de la columna vertebral. El riñón derecho descansa detrás del hígado y el izquierdo debajo del diafragma y adyacente al bazo, separados de estos órganos por el peritoneo parietal posterior.

Funciones

Los riñones se encargan de la excreción de sustancias de desecho (urea, ácido úrico, creatinina, potasio y fósforo) a través de la orina.

Se encargan además de filtrar la sangre del aparato circulatorio.

Estos órganos liberan hormonas como la eritropoyetina y la la renina , las cuales contribuyen a la producción de glóbulos rojos y al control de la presión arterial, respectivamente.

Los riñones regulan el equilibrio del medio interno del organismo (homeostasis), controlando el volumen de los líquidos extracelulares, la osmolaridad del plasma sanguíneo, el balance de electrolitos y el ph del medio interno.

Los riñones tienen la capacidad de mantener el volumen plasmático dentro de unos límites deseables, controlando la concentración de la orina, ahorrando agua cuando es necesario y evitando la deshidratación.

En el riñón la vitamina D se transforma en la forma activa o calcitriol, imprescindible para mantener el calcio en los huesos.

Problemas con los Riñones

La ausencia de riñones o su falta de funcionamiento es incompatible con la vida, por ello los enfermos con insuficiencia renal grave precisan la utilización de procedimientos de dialisis o un trasplante de riñón.

Es importante mencionar que las enfermedades que pueden causar insuficiencia renal son el traumatismo de riñón, intoxicación, diabetes e hipertensión.

La mayoría de las enfermedades de los riñones atacan a las nefronas, haciendo que pierdan su capacidad de filtración.