La miel de abeja es una sustancia natural dulce y viscosa, producida por las abejas a partir del néctar de las flores. Este elixir alquímico posee grandes propiedades para la salud.

Miel de Abeja: ¿Para qué sirve?, Beneficios, Ventajas y Desventajas

La miel es utilizada desde hace miles de años en todo el mundo, ya sea como saborizante de brebajes, alimento o medicamento.

Propiedades

La miel de abeja es uno de los edulcorantes naturales más ricos que existen, además de ser un excelente remedio casero que alivia diversos males. Se puede consumir ingiriéndola o de manea tópica.

La miel contiene es rica en aminoácidos, vitaminas (B,C,D y E), ácido fólico, antioxidantes, minerales (hierro, zinc, calcio, cobre, magnesio, manganeso, fósforo y potasio), flavonoides, ácidos grasos, fructosa, entre otros.

Tiene propiedades antisépticas, antimicrobianas, antioxidantes, antivirales, astringentes y relajantes.

Beneficios

La miel ayuda a cicatrizar heridas y quemaduras, prevenir infecciones y a curar el acné debido a que contiene una enzima llamada glucosa oxidasa. Cuando la miel es aplicada sobre las heridas esta enzima produce la liberación local de peróxido de hidrógeno.

También sirve como agente suavizante y astringente para la piel.

Debido a su contenido de azúcares simples, de asimilación rápida, y carbohidratos, la miel es altamente calórica, por lo que es útil como fuente de energía rápida.

También ayuda a curar infecciones en las vías respiratorias como la tos, los resfríos y los dolores de garganta.

La miel contiene enzimas que ayudan a la digestión.

Gracias a sus propiedades relajantes, favorece a la absorción de triptófano, sustancia precursora de la serotonina, inductora del sueño. Por ello, la miel combate el insomnio.

Funciona también como un poderoso regenerador celular.

Por su contenido de minerales, se le considera un reconstituyente cerebral, indispensable para el buen mantenimiento del sistema nervioso.

También tiene la propiedad de cura el raquitismo, el escorbuto, la anemia, la inflamación del intestino, la hidropesía, el estreñimiento, los dolores de cabeza y los vértigos.

Contraindicaciones

La miel en exceso no debe ser consumida por diabéticos por su alto contenido de glucosa y fructosa.

Tampoco se recomienda su consumo para niños menores de 1 año porque existe el peligro del desarrollo del botulismo.

Efectos Secundarios

El consumo excesivo de miel en la dieta puede aumentar la presión arterial, la grasa corporal, la grasa hepática y el colesterol, asimismo puede desencadenar diabetes.