Los refranes mexicanos son dichos populares agudos y sentenciosos que contemplan un consejo o una moraleja. Éstos forman parte del folclor verbal y sabiduría popular de la nación azteca y reflejan experiencias, agudezas y malicias, pero con un toque de enseñanza viva.

Refranes y Dichos Mexicanos Populares

Entre los más famosos refranes o dichos mexicanos encontramos a:

• A caballo dado no le busques colmillo

• A cada capillita le llega su fiestecita

• A falta de pan, tortillas

• A lo hecho pecho

• A palabras necias, oídos de mercader

• A río revuelto, ganancia de pescadores

• Agua que no has de beber, déjala correr

• Al buen entendedor pocas palabras

• Al mal tiempo, buena cara

• Al perro más flaco se le van las pulgas

• Al que a buen árbol se arrima buena sombra le cobija

• Al que Dios no le da hijos, el diablo le presta sobrinos

• Al que madruga Dios lo ayuda

• Árbol que crece torcido su tronco jamás se endereza

• Aunque la changa se vista de cera ¡Maranga se queda!

• Botellita de jerez, todo lo que me digas será al revés

• Cada cual hace de su vida un papalote

• Cada oveja con su pareja

• Camarón que se duerme se lo lleva la corriente

• Comes frijoles y eructas jamón

• Con dinero baila el perro

• Crea fama y échate a dormir

• Cría cuervos y te sacaran los ojos

• Cuando el rio suena es porque piedras trae

• Cuando el toro va ser fino, se nota desde becerro

• Cuando hay hambre no hay mal pan

• Cuando no hay amor ni las cobijas calientan

• Cuando un barco se hunde las primeras en huir son las ratas

• Darle una sopa de su propio chocolate

• De las aguas mansas me cuide Dios que de las bravas, me se cuidar yo solito

• De tal palo tal astilla

• Del árbol caído todos quieren hacer leña

• Del dicho al hecho, hay mucho trecho

• Dime con quién andas y te diré quién eres

• Dios aprieta pero no ahorca

• Dos cabezas piensan mejor que una

• Echando a perder se aprende

• El burro hablando de orejas

• El carbón que ha sido brasa fácilmente vuelve a arder

• El hombre pone, Dios dispone, llega el diablo y todo descompone

• El león cree que todos son de su misma condición

• El peor puerco siempre se lleva la mejor mazorca

• El perro que es huevero, aunque le quemen el hocico

• El pez por su boca muere

• El que a hierro mata a hierro muere

• El que anda entre la miel algo se le pega

• El que duerme con niños amanece mojado

• El que mucho abarca, poco ha de apretar

• El que pega primero pega más fuerte

• El que quiera azul celeste que se acueste

• El que se fue a la villa perdió su silla

• En boca cerrada no entran moscas

• En casa del herrero, cuchillo de palo

• En la noche todos los gatos son pardos

• En tiempo de guerra, cualquier hoyo es trinchera

• Entre broma en broma la verdad se asoma

• Eso es harina de otro costal

• Hasta a la mejor cocinera se le quema la olla

• La curiosidad mato al gato

• La verdad no peca pero incomoda

• Ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón

• Las cuentas claras y el chocolate espeso

• Más sabe el diablo por viejo que por diablo

• Más vale pájaro en mano que ciento volando

• Más vale tarde que nunca

• Matrimonio y mortaja del cielo baja

• Muerto el perro se acabó la rabia

• No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista

• No juzgues un libro por su portada

• No por levantarse antes amanece más temprano

• No tiene la culpa el indio; sino quien lo hace compadre

• No todo lo que brilla es oro

• Nunca falta la mosca en la sopa

• Nunca falta un roto para un descosido

• Ojos que no ven corazón que no siente

• Perro que ladra no muerde

• Se hace pesado el difunto cuando siente que lo cargan

• Tanta culpa tiene el que mata a la vaca como el que le jala la pata

• Todo lo que sube, tiene que bajar

• Ya comí, ya bebí, ya no me hayo aquí

• Zapatero a tus zapatos